Solo unos pocos saben de su gran poder

Érase una vez…
Un mundo lleno de historias.

Historias de esas sin principio ni final porque nunca terminaban. Una era el comienzo de otra, otra era el momento culminante de muchas, y esa que nadie conocía terminaba originando otras diez.

Historias vividas.
Historias soñadas.
Historias secretas y ocultadas.

Historias que solo trascurrían dentro de una cabeza, historias que resplandecían, historias que se marchitaban.

Historias que solo unos pocos comprendían su poder…

Las historias.

Parece increíble como algo tan habitual en nuestra vida diaria, se convierte en nada cuando nos metemos en el mundo profesional.

Es como si apagásemos un interruptor que nos desconecta por completo de la realidad. Porque las historias son realidad.

Son lo que nos ocurre cada día, lo que contamos cada día, lo observamos cada día.

Es lo que vivimos cada día.

Y sin embargo… En la mayoría de los empleos dejan de tenerse en cuenta. También en sus estrategias de comunicación.

Si te fijas, ¿quién utiliza las historias en su comunicación?
Seguro que piensas en las grandes marcas o en los que se pueden permitir hacer anuncios.

Pero son muchos más.

En realidad, utilizan las historias quiénes saben de su gran poder.
Y no hace falta quedarse con los bolsillos vacíos para comunicar con historias. Solo aprender como hacerlo.

Mira, solo piensa en cuando alguien te dice: «Te voy a contar algo» o «¿Sabes lo que me pasó ayer?».

De inmediato, tu mente se despierta, se pone en alerta. Sabe que está a punto de empezar una historia.

Las historias son uno de los lenguajes más antiguos de la humanidad. Se explican desde el inicio de los tiempos porque funcionan: capturan la atención y ayudan a explicar y entender el mundo.

En las historias nos vemos reflejados. Nos vemos a nosotros mismos viviendo eso. Y no hay nada más poderoso que la capacidad de llegar a los demás a través de una vivencia.

Si quieres aprender a contar historias, a mi lista de suscriptores doy consejos. También ofrezco cursos. A veces también me da para proponer actividades. Aquí puedes suscribirte:

Consejos para enamorar con las palabras a tus lectores y seguidores.

Que tengas un días bonito… Y con buenas historias :)

© Copyright Sandra Parés
Todos los derechos reservados