Un consejo muy útil para mejorar tus textos y no provocar cortocircuitos

El otro día leí un libro sobre storytelling que contiene algunos tips interesantes.

El libro se titula Storytelling, la escritura mágica, de Carlos Sala. A mi entender, no profundiza mucho en el storytelling, pero tiene consejos útiles.

Y hoy quería compartir contigo una idea que me pareció muy buena para entender mejor la importancia de enfocar bien el lenguaje.

Iré a lo fácil y no me voy a enrollar tanto como en libro.

En el lenguaje hay dos tipos de palabras:

Las abstractas, que son palabras que tienen un significado porque las asociamos a algo, pero no representan nada tangible. Son difícil de concebir, porque no son concretas. Por ejemplo: belleza, amor, biodiversidad, sabiduría, venganza…

Bien.
Ya sabes, palabras que no definen nada y, al mismo tiempo, lo definen todo.

Y luego están las visuales, que son las que el significado está directamente asociado a algo tangible y concreto. Por ejemplo: casa, bolígrafo, playa, cabello…

Vale.
¿Qué ocurre?
Pues que, en un texto, si utilizamos demasiadas palabras abstractas, la mente se cansa.

No tiene dónde agarrarse. Se encuentra en un limbo etéreo, intangible, ingrávido… Sabe que existe el concepto, lo conoce, pero no sabe cómo ponerle forma.

En cambio, si utilizamos palabras visuales, pues oye, la mente puede ir siguiendo el texto sin cansarse porque lo que cuentas son cosas reales, que existen, que tienen forma.

Y algo muy importante para ella: no le estás obligando a hacer un esfuerzo de comprensión.

Mira, si quieres convertirte experto en boicotear la mente de tus lectores, pues ya sabes, juega con las abstracciones hasta provocar un cortocircuito.

Pero si quieres que te sigan, que te comprendan y no se cansen, usa más las palabras visuales.

A partir de la página 24 del curso Transforma tu lenguaje trabajamos en profundidad todo eso.

Existen enfoques y herramientas para hacerlo bien y lo vemos paso a paso, con ejemplos y ejercicios prácticos.

Es un buen aprendizaje si quieres que tus textos suban de nivel.

Que tengas un día bonito,
Sandra Parés

© Copyright Sandra Parés
Todos los derechos reservados