El secreto que hará que mejoren tus oportunidades

Hoy te voy a hablar de la empatía.
También de la importancia de desarrollar esta habilidad para tener mejores resultados en tu negocio.

Según la RAE, la palabra empatía significa:

  1. Sentimiento de identificación con algo o alguien.
  2. Capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos.

Si te fijas, la empatía es una de las bases de la comunicación emocional. Con tus textos y tu contenido, se trata de conseguir que los demás se sientan identificados con lo que cuentas, que sientan que hablas de ellos, que los conoces bien y que pueden verse reflejados en tus contenidos.

Sin empatía, no puede haber comunicación emocional.

En este email, te voy a contar un secreto que, si lo pones en marcha, tu forma de comunicar puede subir de nivel.

La comunicación emocional no es hablar de emociones y decir algo así como «mi maravilloso producto te mima y te cuida la piel como ningún otro» o quizás «después de mi fantástico servicio te vas a sentir con más serenidad y paz interior».

Mira, cuando tu potencial cliente termina de leer un texto de este tipo, seguro que piensa:
—Sí, claro, como todos.
Y pasa a la siguiente publicación sin acordarse de nada.

¿Por qué?
Porque al texto le falta muchísima empatía.

Sin empatía, uno siempre pierde. Pierde una oportunidad tras otra porque no enfoca bien los textos.

Cuando comunicamos, solemos pensar en nosotros, en nuestros productos, en nuestros valores, en nuestras capacidades. Y nos centramos en transmitir esto.

Con nuestro afán de demostrar las cualidades, nos olvidamos de que nuestro potencial cliente no tiene ningún interés especial en nosotros. Él solo está interesado en encontrar eso que le ayude a que su vida sea un poco mejor.

Para comunicar con empatía, primero, uno debe meterse dentro de los pantalones de su cliente. Tiene que hacer el esfuerzo de caminar con sus zapatos y respirar el mismo aire que él respira.

Y luego, hablar sobre eso.

Escribir sobre esos pantalones que quizás le van demasiado estrechos y le aprietan los muslos, y como los pantalones que tú ofreces son más holgados y dejan circular la sangre.

O hablar sobre esos zapatos desgastados que cuando lleve el agua se mete dentro y siempre termina con el calcetín mojado y el pie helado. Y, luego, explicar como lo que tú ofreces le mantendrá seco, caliente y cómodo y sin agujeros.

¿Entiendes la idea?
Empatía y transmitirla.

Y eso se tiene que practicar.
Por más que conozcas la palabra y su significado, tienes que ponerla en práctica.

Se trata de un cambio de perspectiva.
Antes de escribir nada, pregúntate: ¿cómo vive eso mi cliente?

Ahí está la clave.

Preparé el curso Transforma tu lenguaje como una herramienta para plasmar de forma real toda esta empatía.

Porque, aunque tengamos mucha empatía, si no sabemos como comunicarla tampoco lograremos resultados.

En él enseño a utilizar las palabras para que, los que lean tus textos, puedan sentirse parte de lo que estás contando, que se sumerjan en tu contenido, les envuelva y sea vean reflejados en él.

Para hacer sentir esa rigidez en las piernas cuando les hablas de los pantalones demasiado apretados o la punzada helada en la planta del pie cuando el agua se filtra dentro de los calcetines.

Usando la empatía y conociendo las herramientas para transmitirla, puedes conseguir que cada vez estén más interesados en ti y en tus productos, también que quieran comprar las soluciones que tú ofreces.

La empatía depende tu voluntad.
Las herramientas se pueden aprender: Transforma tu lenguaje.

Que tengas un día bonito,
Sandra Parés

© Copyright Sandra Parés
Todos los derechos reservados