Lo que aprendí de una peli muy mala

El otro día miré una peli muy mala.
Me tomó desprevenida… Después de comer, en el sofá y con la barriga llena.

Era sábado.
Un sábado de confinamiento en fase menos 1. Ya sabes, esos sábados encerrados en casa que nunca se nos van a olvidar.
Creo que llovía, así que ni salir al balcón me apetecía.

La peli iba de una mujer que al principio te la vendían como una protagonista fuerte, capaz de superar adversidades duras y que, a pesar de los problemas, le gustaba controlar su vida.

Hasta aquí, bien.
Un personaje interesante para cualquier historia.

Pero a medida que se desarrollaba la trama, la personalidad de esa mujer flojeaba por todos lados. No tomaba ninguna decisión de acorde con esa supuesta personalidad. Parecía más una adolescente enfadada con la vida que alguien capaz de salir adelante.

Y mira que no tengo nada contra los adolescentes ofuscados.
Me gustan. Son protagonistas muy interesantes.
Pero el comportamiento de esa mujer estaba fuera de contexto y de la realidad que te vendían al principio.

Llegó un punto en el que decidí seguir mirándola para aprender más cosas sobre lo que no se debe hacer en una historia.

¿Sabes?
Eso también ocurre en los negocios.
Cuando no hay una identidad definida, el contenido que transmite esa marca flojea.
Y peor aún cuando hay una identidad definida pero el contenido se pierde por otros derroteros, como en la película.

Como negocio, saber quién eres y qué quieres que vean de ti, es muy importante. Pero también lo es mantener esa forma de ser en tu contenido.

Hay muchos emprendedores que no tienen clara su personalidad de marca. Tampoco cómo quieren mostrarse al mundo.
Hay otros que sí saben cómo quieren que los vean, pero les supone un gran esfuerzo mantenerse ahí porque en el fondo intentan jugar en una liga que no es la suya.

Y eso es un lastre para la comunicación.

Nunca te podrás comunicar de forma potente si antes no asientas bien tu identidad.

Y te lo digo a ciencia cierta porque yo, tiempo atrás, también pasé por esa etapa.

Si quieres un consejo útil, define tu identidad de acuerdo a quién eres y a tus posibilidades. Si quieres avanzar, debes sentirte cómodo contigo, con tu marca, con lo que quieres contar.

Porque si algo no cuadra, te frenas, te cansas más de la cuenta y pierdes la confianza.

Si necesitas ayuda, con mi servicio para emprendedores te puedo ayudar.

Que tengas un día bonito,
Sandra Parés

PD. Ya ves, de todo, incluso de las pelis más malas, se puede aprender :)

© Copyright Sandra Parés
Todos los derechos reservados