La regla que deberías seguir si o si

El otro día, mientras conducía, di con un programa de radio sobre lugares interesantes para visitar durante el verano.

En ese momento empezaba una entrevista con el director de un club de golf.

Lo que a primera vista pensé que sería una promoción en toda regla de ese selecto lugar, fue un seguido de descripciones neutras y corrientes de un sitio que no logró despertar mi interés.

Y mira que las preguntas de la periodista eran ideales para sacar a relucir todo el encanto del resort.

Pues nada.
Me quedé un poco fría.

¿Cómo un lugar con 5 piscinas y una de ellas con vistas directas al mar no había conseguido despertar ni un poquito mi interés? (A mí, todo lo que tiene agua y vistas al mar, me atrapa sin remedio).

En la siguiente entrevista ocurrió todo lo contrario. Hablaron de un pueblo de costa y de las actividades que se podían hacer alrededor.

Logró engancharme con la primera explicación.

Tanto, que todavía hoy sigo recordando buena parte de lo que contó.

Tanto, que logró dar en mi diana y ese lugar se ha añadido a la lista de los sitios que quiero visitar.

¿Qué ocurrió para que el primero pasara sin pena ni gloria y el segundo lograra hacer mella en mí?

Muy simple.

El segundo siguió la Regla de Oro.

La regla que sigue todo el que busca una comunicación directa y eficaz: hacer que tu público viva lo que estás explicando.

Es uno de los enfoques más efectivos para transmitir algo.

Cuando uno conoce y sabe cómo aplicar esta regla, puede lograr hacer diana en su público. Como ocurrió conmigo, que me dispararon un flechazo mientras conducía, sin ni siquiera tener la mente predispuesta a recibirlo.

En mi curso explico paso por paso, con muchos ejemplos y ejercicios, cómo aplicar esta regla.

Es uno de los aprendizajes más útiles que pueden hacer las personas que quieren (o necesitan) contar y transmitir cosas.

Después de aprender esta técnica, tus textos cambiarán.

Aplicando esta técnica, ten por seguro que tus textos siempre serán mejores.

Curso Transforma tu lenguaje.

Que tengas un día bonito,
Sandra Parés

© Copyright Sandra Parés
Todos los derechos reservados